Gremiales
Salariazo en riesgo

Escupidera en mano, el Secretario General de APOC busca no perder "privilegios"

Pedro Fernández, quien se encuentra “verdaderamente desesperado” por resolver un inesperado problema que lo tiene a maltraer.

No se trata de un dirigente gremial reconocido públicamente, pero esa singularidad no le quita las mañas ni los privilegios de sus pares más sobresalientes de la escena político/sindical. Se trata del secretario general de la Asociación del Personal de Organismos de Control de la Provincia de Buenos Aires (APOC), Pedro Fernández, quien se encuentra “verdaderamente desesperado” por resolver un inesperado problema que lo tiene a maltraer.

Al frente de la APOC, organización gremial que nuclea a los agentes estatales de los entes de control bonaerense (entre otros: el Tribunal de Cuentas, la Asesoría General, la Contaduría y la Fiscalía de Estado), desde hace casi dos décadas, Fernández vio truncada la serenidad de comandar “un gremio tranquilo” desde que lo anoticiaron que podría perder ingresos por más de 300 mil pesos mensuales. ¿Por qué? A continuación, NOVA te lo cuenta…

Fernández, quien a su vez es secretario de Prensa (!?) de la Federación de Gremios Estatales de la Provincia (FEGEPPBA), en rigor es agente de planta del Honorable Tribunal de Cuentas bonaerense (HTC), cargo que lo habilita a ser representante gremial de la APOC desde hace añares.

Ahora bien, como empleado de la Provincia, Fernández ostenta “una privilegiadísima” Categoría 27 (una de las más altas del escalafón estatal), lo que le implica embolsar un salario de bolsillo de más de 300 mil pesos mensuales. Amparado por la Ley, como toda autoridad sindical, goza de licencia gremial en el HTC para poder desempeñarse en la APOC.

Pero resulta, porque así se lo confiaron selectas fuentes a NOVA, que Fernández perdió “el amparo y cobijo” que tenía por parte del ex presidente del Tribunal de Cuentas de la Provincia, Eduardo Benjamín Grinberg, quien en febrero último dejó el cargo tras la friolera de 35 años presidiendo el organismo estatal.

Básicamente, ante la partida de Grinberg, Fernández perdió a su “padrino político” y “quedó en bolas”.

Así las cosas, el Tribunal de Cuentas es actualmente presidido “por vacancia temporaria” por la Dra. Ana María Bourimborde desde el 1ro marzo y hasta el próximo el 30 de abril de 2022, a la espera del nombramiento formal del futuro presidente del Organismo por parte de la Suprema Corte de Justicia de la Provincia de Buenos Aires. Y así es cómo “se le vino la noche” a Pedro Fernández, dado que actualmente carece de amparo político para sostenerse.

Esta agencia verificó que la semana pasada, Fernández se dedicó fervientemente (o acaso, desesperadamente) a rosquear para que alguien lo siga bancando pese a la partida de Grinberg. Pero no lo estaría logrando, ya que “así como los tiempo político cambian, los cargos también”.

“Como el tango, Fernández cree que 20 años (al frente de APOC) no es nada, pero en su caso es muchísimo”, confiaron a NOVA fuentes de la Suprema Corte, que revelaron que en rigor su problema es que la Ley Gremial no lo amparo del todo porque “no tiene los papeles en regla” para gozar de la licencia gremial, algo que con Grinberg se dejaba pasar por alto “haciéndose la vista gorda”.

Tal es la desesperación del titular de APOC por estos días, que “la semana pasada vino a buscar amparo hasta de algunos vocales del HTC, de alguien, de cualquiera que lo banque”, porque desde la actual gestión del Tribunal le dieron el ultimátum, que no son más que dos opciones radicales: “o que trabaje y se gane bien las muchísimos más de 300 lucas, o renuncie a percibir el sueldo y siga haciendo militancia y gremio en defensa de sus compañeros”.

No hace falta explicar que a Fernández no le cierra, por sí sola, ninguna de las dos alternativas. “Escupidera en mano, aún tiene tiempo hasta fin de mes para tratar de zafar”, confiaron a NOVA, agregando: “Pero la tiene complicada”.

Se verá...

Lectores: 160

Envianos tu comentario

Nombre:
Correo electrónico :
Comentario: