Política
Panorama Político

La caída de Jorge Alvaro en Necochea: ya nadie le atiende el teléfono

El presidente del Consorcio de Gestión de Puerto Quequén está hundiéndose por completo. (Dibujo: NOVA)

A pesar de los intentos del área de prensa del Consorcio de Gestión de Puerto Quequén de levantar la imagen de Jorge Alvaro, ya no da para más. El funcionario dio por tierra con el contrato social que las anteriores gestiones del ente portuario comprometieron con la comunidad de Necochea-Quequén y las relaciones con las instituciones del distrito están en su mínima expresión.

Puertas adentro las cosas tampoco pintan bien para el ex diputado mendocino. Por primera vez desde la conformación de la Mesa Sindical Marítima Portuaria integrada por los principales gremios que operan en Puerto Quequén como SUPA, SOMU, Personal Terminal Quequén, Aceiteros, SUPARA, APDFA, Alimentación, SEAMARA, etcétera, la estación marítima tuvo fuertes conflictos gremiales que paralizaron su actividad.

En los pasillos se susurra a los gritos que Alvaro llegó a  Puerto Quequén a asegurarse un fondo de retiro suculento y de paso acomodar a algunos amigos en lugares estratégicos y bien rentados de la administración portuaria y que no le importa nada más.

Uno de los nombramientos que más llama la atención en el puerto, es el de la psicóloga y amiga personal del presidente a la que en el mes de febrero se le pagó la friolera de 1,5 millones de pesos.  A la amiga de "Pampa" se le paga además el alquiler de un departamento a todo trapo, viáticos y reintegros y se le permite el uso de un auto oficial para uso personal.

Jorge Alvaro llegó a dirigir uno de los puertos más importantes de la Argentina con más caprichos que Elian Ángel Valenzuela, L-Gante. Se hace pagar el alquiler de un departamento en uno de los edificios más caros de Necochea por un valor de 85 mil pesos mensuales, además de exigir un auto 0KM (porque no le gustaban los tapizados  del que había con dos meses de uso) y el uso a discreción para él y sus parientes de la tarjeta corporativa.

Se dice que Alvaro tiene pegado en la oreja derecha a Pablo Aued, frustrado candidato a intendente por el veneguismo y en la izquierda a Leandro Nimo, amigo de Alberto Esnaola, quien habría sido la bisagra para que el abogado ingrese a la política necochense. A este último se lo conoce como el "sicario legal" que manejó en las sombras la destitución de Horacio Tellechea y desde el 2016 ocupa un lugar como asesor en puerto Quequén.

Si bien la dupla Aued-Nimo son los más cercanos al amigo de "Néstor Kirchner y Cristina Fernández", no son los únicos asesores con los que cuenta. En los últimos meses Alvaro contrató once asesores (ninguno con domicilio en Necochea) que trabajan desde Mendoza y La Plata; no consta en su legajo experiencia alguna en materia portuaria o agroexportadora. Se calcula que cada uno percibe un salario neto de 550 mil pesos lo que implica un total de 72 millones de pesos anuales en ñoquis, con una última actualización al mes de febrero.

La imagen de "Pampa" está cada vez más devaluada ante sus patrones políticos, al punto de que ni su referente Julio "Cuto" Moreno le atiende el teléfono. Ni los esfuerzos de sus asesores de prensa que suelen sacar de la galera anuncios como el inminente inicio de obras para la reconstrucción del Puente Ezcurra o reuniones para trabajar la vuelta del tren de cargas pueden remontar el descontento y al igual que al personaje de la fábula "Pedrito y el lobo" ya nadie le cree.

Rompió la relación con la comunidad

Bajo el mando de Jorge Alvaro se dejó de lado el programa "Puerto-Ciudad", que invertía parte de los excedentes en las ganancias de Puerto Quequén en obras para la ciudad, creado para que  la ciudad funcione en armonía con el puerto operando a través de la cultura, deporte, educación, turismo, urbanismo, naturaleza y responsabilidad social empresaria.

A través de este programa se gestionó una donación al municipio los fondos para cambiar el techo del hospital Irurzun de Quequén durante la gestión de Facundo López (que dicho sea de paso desaparecieron por arte de magia), se asfaltaron los accesos a escuelas y hospitales, se intervinieron sectores aledaños al puerto transformándolo en un paseo turístico con feria de gastronomía incluida.

Paulatinamente Jorge Alvaro se desentendió del tema y lo que fue un innovador paseo que unía el puerto con la villa balnearia hoy es un sector abandonado, sucio, sin iluminación ni mantenimiento.

Al asumir la intendencia, Arturo Rojas obtuvo la promesa de Axel Kicillof de continuar con el programa "Puerto-Ciudad" y el acompañamiento de Puerto Quequén a la municipalidad, sin embargo Jorge Alvaro solo se preocupa por su recaudación personal y la de sus amigotes, situación que le fue planteada al mandatario provincial.

“Hoy, no solo que eso está paralizado, sino que le termina causando perjuicios al municipio. No solo no hay acompañamiento, sino ni siquiera limpieza, y no se puede continuar de esta manera” sostuvo el jefe comunal, al tiempo que reflexionó que "no hay limpieza, no hay obras, no hay avances.

Lectores: 245

Envianos tu comentario

Nombre:
Correo electrónico :
Comentario: