Gremiales
Un pez gordo

La ravertista sindical Cristina Ledesma maneja los hilos del Puerto con aprietes en Mar del Plata

Se trata de la secretaria general del Sindicato Obrero de la Industria del Pescado (SOIP).
Extorsiona a emprendedores con importantes piquetes armados a las salidas de las empresas.

La mafia del sindicalismo está a la orden del día siempre en el Municipio de General Pueyrredón, esa costumbre de intentar acaparar el poder de algo. En ese contexto, muchos recordarán a un peso pesado como Margarita “Pepita la Pistolera” Di Tullio, pero tiene su estudiante en la patotera kirchnerista Cristina Ledesma.

En esta historia no hay cabarets, el hampa y tampoco cocaína en la mesa de Mirtha Legrand, sin embargo tiene sus condimentos centrados en aprietes, manipulación de la Justicia y hasta algunas pulseadas dentro de la política. Tal sea el caso de su apadrinamiento en los sectores del kirchnerismo, más bien de la titular de la Administración Nacional de Seguridad Social (ANSeS), Fernanda Raverta.

Según pudo saber NOVA mediante pruebas, Ledesma se encarga de armar manifestaciones o piquetes, con la idea de extorsionar a empresarios o emprendedores del Puerto de Mar del Plata. Siempre bajo la modalidad de “me pagás o no trabajás”. Vieja costumbre sindical que la caracteriza como la nueva “Pepita la Pistolera” que maneja los rincones de la zona laboral.

Este medio obtuvo información acerca de cómo manipula los medios judiciales y políticos para siempre salir airosa de cada conflicto gremial, en los cuales nunca se expresan reclamos para poder dar con el trabajo libre de los empleados. Gracias a su cercanía con Raverta, lograría tener llegada con el juez federal Santiago Inchausti.

Mediante esos vínculos, siempre se sale con la suya y puede señalar con el dedo acusador sobre quien trabaja, y aquellos que no, en el Puerto. Sin ir más lejos, a los que se resisten, Ledesma se encarga de reunir a su grupo de matones con camperas del SOIP (una total impunidad) para que “hagan entender en buenas maneras” qué deben realizar o no.

Sin ir más lejos, algunos datos pueden sacarse de informes que ha expuesto el activista e investigador marplatense Roberto Maturana, a través de manías ilegales por parte de Cristina Ledesma, una puntera sindical más del kirchnerismo en la ciudad. “Se toma a gente de paso en las plantas, infiltrada desde el SOIP, y comienzan a operar contra las empresas empleadoras para poder lograr amedrentar y hacerse de dádivas”, sentencia el informe del investigador.

Todo ello es posible gracias a su contacto directo hacia Raverta, mediante la trabajadora estatal y militante K Silvana Sosa, quien le permite su llegada plena hacia los círculos más viciosos de La Cámpora. A veces, según dictan a este medio, el encargado de organizar a esta mafia portuaria es el ahora senador y antiguo jefe seccional de ANSES, Pablo Obeid, quien es pareja de quien maneja la caja de los jubilados.

¡¿Ah… pero Macri?!

Durante la época del Macrismo, Ledesma fue una de las principales operadoras del kirchnerismo en General Pueyrredón. A tal punto de llegar a tomar un ente público a la fuerza, con golpizas brutales y heridos de por medio. Se trató de la oficina de Trabajo de la Nación.

Con palos, y hasta algunos indican que sus comodoros se encontraban armados, se esperó al jefe de dicha seccional en aquel momento, Alejandro Manuel. Llegó a sentenciar que la gestión de la ex gobernadora María Eugenia Vidal fue “de lo peor en los últimos 20 años” (cuando anduvo a su lado con el tema de las harineras). ¿Ahora con Axel Kicillof qué pensará que está tan callada en los medios?

Vale recordar que en el inicio de gestión de Carlos Fernando Arroyo en la ciudad de Mar del Plata, se encontró súper cercana por el tema de las harineras. Con fotos de por medio se demostró contenta, hasta que luego se dio vuelta por pedido expreso del kirchnerismo.

Ledesma también se mostró integrante del Espacio Comunidad Organizada (ECO), un movimiento sindical que apoyó en el año 2011 la candidatura de Gustavo Pulti desde Acción Marplatense (AM). Allí mismo se podía vislumbrar algunos “nenes” come asados que hacen mafia como ella misma y que actualmente están en el ravertismo: Néstor Nardone (Guardavidas), Fabián Giovanello (Empleados de Comercio) y Eduardo Cóppola (Luz y Fuerza).

Quizás para otro capítulo se pueden dejar sus viajes ilegales para poder visitar seguidamente al ex gobernador Daniel Scioli para pedirle favores cuando se encontraba al frente de la provincia de Buenos Aires. En la actualidad, Kicillof la atiende muy poco. Sin embargo, eso no le quita su rol de pez gordo en el Puerto.

Lectores: 216

Envianos tu comentario

Nombre:
Correo electrónico :
Comentario: