Martín Vestiga
Una producción de NOVA

Martín Vestiga y los apóstoles de la degeneración en Mar del Plata

Tito Rosca, el cruel enemigo de Martín Vestiga, pero a la vez su fiel informante. (Dibujo: NOVA)

Sagaz como siempre. Intrépido e inquisidor. Adjetivos que sólo califican a Martín Vestiga, un asiduo colaborador de NOVA que vive trabajando y que, en sus ratos libres, investiga como pocos. Todo un adicto a su profesión.

Tranquilo me encontraba bebiendo un café en La Fonte D'Oro de San Martín e Hipólito Irigoyen, ciudad bonaerense de Mar del Plata. Cuando de repente vislumbro una situación bastante rara. Un afamado legislador "radicheta" salía del Palacio Municipal.

De repente, un grupo de "vecinos" le lanzaron folletos con el rostro de él y su par femenina originaria desde la ciudad más insegura del país. Lo raro, es que no era su pareja, la cual manipula los hilos de la política local desde el Poder Legislativo local.

En medio del alboroto, no podía faltar la presencia del infame y poco querido Tito Rosca...

- ¡Mirá qué chico es el país! Mi buen amigo y querido Martin Vestiga. - Se acercó el diabólico Tito con confianza hacia la mesa.

- Dios mío. No zafo ni una semana de vos. ¡Dame descanso, che! - Dejé el café sin terminar. Imposible estar cerca de este tipo.

- ¡Mirá Tincho! Te tengo una... Seguro ya tuviste el chisme de lo que pasó ahí en la salida del Palacio Municipal. Pero no tenés la historia completa. - Se frotaba las manos el nefasto Tito Rosca. - Resulta que no solo el legislador es infiel, porque su mujer se las paga con un empleado estatal de ahí dentro.

- O sea, cruce de parejas, digamos. - Me quedé sorprendido por semejante chisme. - ¿Para qué andan juntos?

- ¡El poder! Mi inocente Tincho. - Sin más, el inescrupuloso Tito Rosca abría los brazos en cruz. - Pasa que la pareja es otro de los sostenes del "radichetismo".

Sin ir más lejos, no se puede creer cómo el Gobierno de Guillermo Montenegro en Mar del Plata, se sigue sosteniendo con una y mil mentiras.

Hoy doble vida

Estoy viviendo

En mis dos casas

Mis dos mujeres

Estoy con una

Extraño a la otra

Vivo corriendo

Sobresaltado

Lectores: 164

Envianos tu comentario

Nombre:
Correo electrónico :
Comentario: