Perfiles Urbanos
Un camino por recorrer

Una voz, un sueño y un milagro: con una canción transmite el amor que hace falta en la sociedad

Marta Isabel Petringa, nacida el 14 de diciembre de 1952 en la ciudad de La Plata.
Petringa, siempre familiera, logró avanzar en sus estudios, con muchos proyectos y sueños por cumplir.

Por Pedro Domínguez, de la redacción de NOVA

Todas las voces deberían ser escuchadas, siempre algo deben o pueden decir y, sus mensajes, siempre transmiten diversas sensaciones en el cuerpo del otro. Los cantantes, en este caso, dejan siempre aquellas emociones a flor de piel, no importa el género, la temática o la agudización de su voz.

Aquí, aparece Marta Isabel Petringa, nacida el 14 de diciembre de 1952 en la ciudad de La Plata. Petringa, siempre familiera, logró avanzar en sus estudios, con muchos proyectos y sueños por cumplir.

Sus padres, oriundos de la ciudad de Ensenada, hacían lo indispensable para que a Petringa no le faltará nada y ella pudiese salir en búsqueda de sus sueños.

Fue así como, con el correr de los años, comenzó poco a poco a incursionar en lo que buscaba de su vida y fue ahí, la música. Desde chica, las canciones españolas, los tangos, boleros y lo que su abuela y madre cantaban, hacían que ella amase cada una de aquellas letras.

Aquella jovencita, sabía que el cantar, enviar un mensaje con esas letras, generarían que llegue a la otra persona en su cuerpo y alma, a través de la interpretación de las canciones, la tristeza, los recuerdos, la traición, el amor y el odio.

Pero, no todo es color de rosas en está historia. Petringa después de sus estudios fue vendedora de perfumería, una profesión que elegiría millones de veces, en donde conoció gente, amigos, familia y, durante años, estuvo ahí, al pie del cañon, cuumpliendo con sus deberes, hasta que llegó el momento de guardar los perfumes y retirarse.

Ya jubilada, pudo elegir el canto por encima de cualquier proyecto y de ese modo, hace 10 años exactamente que los bares, restaurantes, teatros, abren sus puertas, para recibirla con los brazos abiertos.

Llegó a lugares como Ciudad Vieja, Club de la Comedia, estuvo en Mar del Plata, en el Teatro Colón, el Argentino Bar, Peñas, María Franco en CABA, El Viejo Almacén en San Telmo y en el Teatro Municipal de Ensenada.

Todo esto se perfila en sueños y metas cumplidas. Para colmo, Petringa, no baja del escenario y sueña con llenar actualmente la ciudad de Ensenada, con cientos de compañeras de tango que estarán al lado suyo.

Este desafío, lo hace por un beneficio para la Asociación de Bomberos Voluntarios de Ensenada, en donde buscará que todo el dinero que se recaude, sea exclusivamente para la institución. Allí, junto al presidente de la Institución Ricardo Arenas, Esteban Bravo, quien autorizó y concedió las instalaciones del show para el 2 de septiembre y principalmente, a Mario Secco, quien Petringa lo espera con los brazos abiertos para que, entre los cuatro, cumplan una meta importante para la comunidad, como lo es la colaboración.

Está colaboración, como otras tantas que hizo a lo largo de sus 71 años, la ponen en el podio de la música, por su dedicación, amor y búsqueda de llegar con un mensaje a cada uno de los que se sienta en una silla para verla.

Es así como, con la música y el amor que deja en el escenario, todas las ciudades la eligen millones de veces, con los brazos extendidos y, por sobre todas las cosas, con amor, como el que ella brinda a todos.

Lectores: 3016

Envianos tu comentario

Nombre:
Correo electrónico :
Comentario: